Propiedades del Té Verde

 

Para los naturistas el té es considerado un alimento que regenera el organismo y proporciona la suficiente energía para continuar el día a día esto gracias a sus propiedades cien por ciento naturales libre de conservantes y colorantes artificiales.

Naturalmente todos los tipos de té conocidos tienen sus propiedades especificas las cuales ayudan a conservar mejor una buena salud, entre estas podemos mencionar el alto contenido de fluoruro que ayuda a proteger el esmalte de los dientes y evita que las encías adquieran enfermedades, además es un excelente producto para la prevención del cáncer de colon, piel y pulmón.

El té verde previene varias enfermedades cardíacas gracias a sus propiedades antioxidantes que eliminan las toxinas y desechos que nuestro cuerpo ya no necesita.

Considerada como una de las bebidas más antiguas alrededor del mundo, el té verde es consumido en muchos países por los grandes beneficios que el organismo obtiene conllevando a una vida saludable. Entre todos los tés que se conocen el té verde es el más popular gracias a la variedad de propiedades positivas que contiene.

El té verde es obtenido de la misma planta que se obtiene el té negro y las propiedades que más sobresalen  son: Excelente para la prevención de úlceras gastrointestinales además de otra gran cantidad de enfermedades y problemas bucales como las caries y gingivitis, broncodilatador por naturaleza y es diurético, previene también problemas cardíacos y sobre todo es muy propio para combatir problemas de la migraña y el agotamiento mental.

La preparación de una taza de té verde es muy sencilla, solo necesitas un poco de agua hervida, 5g de hojas de té verde por cada taza de agua, un filtro y de dos a tres minutos de tiempo para poder disfrutar de un rico y saludable té.

Muchas culturas han aportado poderes curativos a muchas infusiones y bebidas que se han ido desarrollando en distintos lugares del mundo. El té verde no ha sido la excepción, pues si bien no es garantía de curación de ningún tipo de mal, sí se ha podido demostrar ciertos beneficios con respecto a la regulación del metabolismo humano.

 

El té verde tiene la característica de ser astringente antioxidante. Una propiedad muy buena que por muchos años solo ostentó el fruto favorito de occidente, el limón. Se piensa que la ingesta de té verde de manera periódica puede llevar a una disminución de grasas, lo cual incluye tanto a triglicéridos como colesterol.

 

Su propiedad de antioxidante permite la lucha contra los radicales libres que suelen ser dañinos para los tejidos y componentes del cuerpo humano. Su secreto radicaría en las sustancias químicas como los flavonoides.

 

Sin embargo esto está siendo objeto de estudio en diversos laboratorios del mundo. Muchos profesionales de la salud creen que la ingestión de té verde seguido del hábito de la realización de ejercicios físicos ayuda de manera contundente a la reducción de la grasa tanto como del control del colesterol y los triglicéridos.